Viejo Sabino o ¿Viejo sabio?


Sí, siempre ha estado ahí. Quién sabe desde cuándo, ni los más viejos pueden recordar siquiera cambio en su apariencia. Cuando eran niños ya estaba ahí, enorme, majestuoso.
Ciertamente los sabinos como él son hitos de la geografía de este municipio tan seco en su mayor parte, incluso dan nombre a dos localidades: Sabina grande y la Sabinita. Pero atendiendo al nombre prehispánico de la pequeña población que lo alberga –Atlán-, es posible saber que lo que abunda ahí es el agua. Los sabinos son los gigantes que anuncian el nacimiento de los manantiales que refrescan a los pobladores de estas tierras.
A esos viejos sabinos, en San José Atlán solo se le conoce por ese nombre, ¿no seria mejor llamarlos viejos sabios? En otros lugares se les llama ahuehuetes, nombre de origen náhuatl que señala también lo que es este venerable personaje: un viejo de agua.
Quien toma el fresco bajo su sombra percibe el aroma suave que desprende, y aunque no lo sepa, puede intuir de sus propiedades relajantes. Algunas mujeres tomaban antiguamente parte de su corteza o sus semillas para hacer infusiones y curaciones. Sus ramas albergan multitud de pájaros y -por qué no- algunos murciélagos. En los días soleados, que son muchos en esta localidad, nada es mejor que su sombra y el rumor de sus hojas y ramas que se mezcla con el del chapoteo del agua.
Quién sabe si sus muchos nudos y ramas despeinadas le libraron de convertirse en buena madera para un mueble o una escultura.
Este sabino es para los turistas un admirable atractivo (con sus más de 30 metros de perímetro), pero para los habitantes de este lugar, es como un viejo entrañable, el abuelito de todos.
Este sabino o ahuehuete se localiza en el centro de la localidad de San José Atlán en el municipio de Huichapan, Hidalgo y pertenece a un parque ecológico donde hay otros sabinos igualmente impresionantes, y donde la población, de un poco más de 2000 habitantes, puede pasear, conversar y nadar en la alberca que alimenta el manantial.
Si quieres saber más haz clic aquí o aquí.

5 comentarios:

Gabriela dijo...

Soy historiadora del INAH y estoy investigando a una familia con los apellidos Nava Chavez a quienes registro desde el siglo XVII y siempre dijeron ser de Huichiapan. Quisiera saber si aún son comunes estos apellidos allá. Los desecendientes menciona que eran dueños de la hacienda de Tejito, Xajay y de Boye/Boie (esta es la manera en que aparece escrito el nombre en el documento). Agradeceré cualquier dato que me puedan proporcionar.

Martxele dijo...

Sí, claro que sí, el apellido Chavez Nava es común todavía y a mi me interesa también tu investigación. Aparece un Chavez Nava a principios de siglo XIX como dueño de la Hacienda de Minthó en el libro de Eric Van Young en el libro La otra rebelión, publicado por el FCE. Si quieres contactarme mandame otro comentario con tu mail, mismo que no publicaré y te escribo directamente.
¿Tu sabes si los Chavez Nava eran dueños de una casa (hoy museo del DF) atras de catedral de México?

Ceci dijo...

Hola, me llamo Cecilia, mi apellido materno es Chávez Nava y no es muy común, no conozco a nadie aparte de mi familia que se apellide así, mi tatarabuelo fué el pintor Manuel Chávez Nava de Toloso.

Antonio Caballero dijo...

Hola! Actualmente trabajo en una investigación sobre el pintor Manuel Chavez Nava, debido a que muchas obras suyas están en la Galería Máximo Pacheco de Huichapan, hoy en remodelación. Celilia, me encantaría ponerme en contacto contigo y ver si existe la posibilidad de entrevistarte. Estaré en Huichapan a principios del próximo mes. Muchas gracias.
P.D. Buscando en Internet, hallé que la biznieta del Gral. Pedro María Anaya, ostenta actualmente el apellido Chávez Nava. ¿Existe algun parentezco?

BLANCA ESTELA RAMIREZ dijo...

Hola yo soy Chávez Nava mi abuelo Agustín Chávez Nava y mis mamá tiene un libro de los Chávez Nava de Tolsa