El Chapitel

Huichapan tiene a orgullo ser el lugar en el que se conmemoró por vez primera en 1812 el aniversario de la insurrección de Hidalgo. De este importante episodio de la historia de Huichapan, escribe el historiador Eric Van Young en su libro La otra rebelión (2001; FCE, 2006).

Uno de los sitios donde la conmemoración tuvo lugar entre el 14 y el 1 de octubre de 1812 fue en un lugar conocido, entonces y ahora, como El Chapitel. Ahí, tuvieron lugar las arengas insurgentes de Ignacio López Rayón.

Siendo uno de los intereses de este blog hablar del patrimonio arquitectónico de Huichapan, ésta es la ocasión de hablar de ese pequeño e importante edificio conocido como El Chapitel.
El Chapitel es un edificio de dos plantas, con una puerta y un balcón hacia la plaza principal del pueblo, colindante al atrio de la iglesia, dentro del predio que perteneció al conjunto conventual de San Mateo Huichapan hasta mediados del siglo XIX.

Su importancia histórica sugiere hacer algunas preguntas sobre su nombre, origen y forma.

Chapitel, según los diccionarios, es el remate de una torre, campanario o iglesia, pudiendo tener forma piramidal o cónica. El techo de nuestro Chapitel es plano ¿dónde quedó el remate?, ¿existió un chapitel arquitectónico?, ¿por qué se llama así?
Luego ¿por qué fue este pequeño edificio el lugar elegido para las proclamas de López Rayón? ¿Qué era o qué función tenía antes de eso?
Y por último, ¿por qué su apariencia exterior es la de la arquitectura civil de la segunda mitad del siglo XIX, no la que corresponde a la de 1812?

Para responder estas preguntas, casualmente, tuve ocasión de ver otro Chapitel sin remate apuntado, con una clara vinculación a un conjunto conventual, como en Huichapan y ubicado justo en la plaza principal de una localidad próxima –en más de un sentido- a Huichapan. Se trata de un dibujo de la plaza de Aculco en 1838 y que amablemente me mostró el investigador Javier Lara Bayón (autor de este blog). Ese edificio cuenta con los mismos elementos estructurales que el de Huichapan: es una pequeña estructura elevada, con un balcón, adosada al muro del atrio, mirando a la plaza.

Es muy probable por tanto que el nombre que ostenta tanto el del dibujo de Aculco (el edificio ya no existe), como el edificio de Huichapan, sea por extensión, es decir, por alguno de ellos que estuvo cubierto con un chapitel arquitectónico (de manera parecida a llamar "zócalo" a todas las plazas mayores, ver aquí).

Sobre su función y uso, en México a través de los siglos (1880), se lee lo siguiente:

"Los religiosos y los párrocos clérigos hicieron fabricar en los pueblos grandes, y adonde los vecinos de un distrito o provijcia se reunían cierto día de la semana en los mercados que llamaban 'tianguis', unas ermitas que recibieron el nombre de chapiteles, y eran capillas muy pequeñas, en donde apenas cabían el sacerdote que decía la misa y el acólito que la ayudaba; pero abiertas y dispuestas de tal manera, que todos los que estaban en el mercado podían ver la misa sin abandonar el lugar en que tenían sus mercancías".

Por tanto, el Chapitel de Huichapan fue una capilla abierta, parecida en dimensiones a la que se conserva en Tlahuelilpan, Hgo., donde tenía lugar la celebración de la misa dominical y que, por su forma y privilegiada localización en la plaza, fuera el lugar idóneo para arengar al pueblo.
Por último, es posible suponer que su apariencia actual, muy distinta de la del dibujo de Aculco y la de Cocotitlan, Edo. de Mex., (es el otro chapitel que aún se conserva en pie), se deba a que fue remozada tras la desamortización de los bienes de la Iglesia, para darle una apariencia más civil y menos eclesiástica pero manteniendo vivo el recuerdo de las proclamas insurgentes de 1812.

No dejen de visitar el Chapitel que forma parte del Museo de Arqueología e Historia de Huichapan.

6 comentarios:

Leonardo Saenz dijo...

Pido autorización para publicar algunos de los articulos que tiene en su blog en la pagina de www.huichapan.net obvio mencionando la fuente.

Martxele dijo...

Hola Leonardo, te agradeceré me hagas llegar tu mail en otro comentario (no lo publicaré) y te escribo por ese medio para ponernos de acuerdo. Gracias.

Anónimo dijo...

Saludos, de entrada debo felicitarte por el esfuerzo y los conocimientos que plasmas para difundir estos ejemplos de arquitectura patrimonial, en revalorar las muestras culturales de sociedades anteriores. Vale la pena el esfuerzo

aprovecho también la oportunidad para preguntarte si tu tienes información de una construcción (al parecer relacionada con actividades agrícolas) muy cercana al acueducto (unos 100 m). por que tengo imágenes de ella y estoy por montar una exposición fotográfica en Tula

Gracias

Fernando Cervantes Mendoza

Martxele dijo...

Fernando,
Gracias! Comentarios como el tuyo son siempre un incentivo para seguir en esto por puro amor al arte. No conozco la construcción de la que me hablas, pero sospecho que pueden pertenecer a la hacienda del Saucillo. Si quieres envíame en otro comentario tu dirección de correo electrónico (no lo publicaré) y nos ponemos de acuerdo, si quieres veo las fotos o las publico en el blog a ver si alguno de los lectores lo reconoce y puede decirte algo.
Saludos

Alejandro Quijada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Martxele dijo...

Alejandro Quijadadiciembre 08, 2012 10:39 p.m.
La fecha que tu pones, sobre la celebración me refiero al mes y al día, es un poco confusa, yo en lo particular tenia entendido que era el 15 de Septiembre de 1812, ojala que puedas mencionar tus fuentes de información y me saques de mi error. gracias por hacer este Blog y dar a conocer un poco mas de nuestro Hermoso Huichapan, denominado ya pueblo Magico, ojala que muchas personas vengan a visitarnos.

Alejandro, mi fuente es la que aparece en el cuerpo del texto: Eric Van Young, "La otra rebelión"(2001; FCE, 2006).
Saludos, gracias!